Reconciliación

pedro garcía lorente: ciudadela

RECONCILIACIÓN

Rosa María Ramos Chinea

__________________________________________________________________

Lo siento. No sabes cuánto me pesa haberte dejado llorando como una viuda pequeñita. Hubiera preferido no estrujarte las alas hasta acabar con tu vuelo. Dejamos de vernos cuando tu dolor pudo más. Corriste a esconderte tras los muros de nuestros recreos. Perdóname. La ropa se te fue ajando, pegada al blanco cuerpecito, delgado e inmóvil. No supe alimentarte, ni vestirte, ni cuidarte. Allí plegada alrededor de ti misma te fuiste convirtiendo en fantasma. Por más que intenté seguir jugando en nuestros patios, se fueron apagando las ganas porque olvidé el calor que me daban tus manos. Gracias. Por permitirme aliviarte para aliviarme. Por dejarme peinar tu pelo despacio. Desenmarañarlo desde las puntas, sabiendo a ciencia cierta, que no te dolerá. Porque descubrirás lo rubia que eres y una sonrisa, desde tu boca, se moverá hacia la izquierda por tu cara ya lavada. Te curaré los ojos. Verás con nitidez desde distancias nunca antes alcanzadas por tu mirada. Verás claro. Y te animarás a pedirme panes dulces y frutas. Te amo. Removeré de tu cuerpo los restos del viejo vestido. Cambiaré cada tira de tela por pétalos. Es decir, te haré un traje con olores frescos. Y tú irás estirando las piernas y alzando los brazos para el abrazo. Te calzaré de zapatos relucientes y claro que si, te devolveré la muñeca para que juntas reconstruyamos su historia, tan cierta como la tuya, tan real como la mía. Acércame el espejo, y olvida ya, por favor, perdona ya, porque yo te juro que no volveré a dejarte ni tan abandonada, ni tan rota, ni tan hueca.

 

4 comentarios en “Reconciliación

  1. Cuatemoc

    Me viene a la menta la foto de una niña eterea, de melena muy larga, lácia y rubia, muy ligera y con cierto aire de tristeza en el rostro. Una foto en blanco y negro y un poco amarillenta debido al paso del tiempo. Me gustó Rosi, sigue escribiendo por favor. Por cierto, linda la foto de los patitos y cargada de sentido, nadando junt@s por el lago…

    Responder
  2. Amaya

    Hoy he vuelto a leer este poema y me ha encantado Rosi, he descubierto cosas que ayer no pude o no supe ver. Lo que pasa es que de tanta profundidad que a ratos tengo la sensación de estarme cayendo por un precipicio, menos mal que solo es una sensación que pasa según vas leyendo y llegando al final dónde ya te sientes más segura. Es muy lindo, pero muy fuerte también. Gran Abrazo

    Responder
  3. rosa maría ramos chinea Autor

    Amaya, gracias por leerme y por tu feedback tan necesario…no me gusta escribir sobre los motivos que crean las imágenes de mis textos…pero, curiosamente, esa niña que describes en tu primer comentario, es la que trato de rescatar de las cenizas, busco su perdón, deshacer el nudo que quedó fuertemente atado en mi pasado..
    Por otra parte, lo que describes en tu segundo comentario es justamente lo que nos ocurre con la poesía, en cada aproximación hay un descubrimiento, algo oculto que se nos revela…Te devuelvo agigantado ese abrazo…y de nuevo gracias por pasar por aquí y dejar tu huella…

    Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s