Reconciliación

pedro garcía lorente: ciudadela

RECONCILIACIÓN

Rosa María Ramos Chinea

__________________________________________________________________

Lo siento. No sabes cuánto me pesa haberte dejado llorando como una viuda pequeñita. Hubiera preferido no estrujarte las alas hasta acabar con tu vuelo. Dejamos de vernos cuando tu dolor pudo más. Corriste a esconderte tras los muros de nuestros recreos. Perdóname. La ropa se te fue ajando, pegada al blanco cuerpecito, delgado e inmóvil. No supe alimentarte, ni vestirte, ni cuidarte. Allí plegada alrededor de ti misma te fuiste convirtiendo en fantasma. Por más que intenté seguir jugando en nuestros patios, se fueron apagando las ganas porque olvidé el calor que me daban tus manos. Gracias. Por permitirme aliviarte para aliviarme. Por dejarme peinar tu pelo despacio. Desenmarañarlo desde las puntas, sabiendo a ciencia cierta, que no te dolerá. Porque descubrirás lo rubia que eres y una sonrisa, desde tu boca, se moverá hacia la izquierda por tu cara ya lavada. Te curaré los ojos. Verás con nitidez desde distancias nunca antes alcanzadas por tu mirada. Verás claro. Y te animarás a pedirme panes dulces y frutas. Te amo. Removeré de tu cuerpo los restos del viejo vestido. Cambiaré cada tira de tela por pétalos. Es decir, te haré un traje con olores frescos. Y tú irás estirando las piernas y alzando los brazos para el abrazo. Te calzaré de zapatos relucientes y claro que si, te devolveré la muñeca para que juntas reconstruyamos su historia, tan cierta como la tuya, tan real como la mía. Acércame el espejo, y olvida ya, por favor, perdona ya, porque yo te juro que no volveré a dejarte ni tan abandonada, ni tan rota, ni tan hueca.

 

Anuncios

Sagrado Sacramento

<strong><em>camila y sus abalorios: pedro garcía lorente</em></strong>

camila y sus abalorios: pedro garcía lorente

SAGRADO SACRAMENTO

Rosa María Ramos Chinea

__________________________________________________

Las letras se topan con mis dedos

empeñadas en narrar

(lo que mis ojos han visto)

(lo que han olvidado)

 

Escenas como retratos

de niños uniformados

transeúntes apurados de avenidas

jóvenes pisando impunes el césped

-esquivando bicicletas y motores-

 

Pero el poema

debajo de las yemas de mis dedos

no se deja conseguir

quiere a toda costa celebrar

finales felices denunciar

delitos humanos mostrar

trascendentales tragedias provocar

deseos

 

En fin

Se vuelve ruego que se hace de rogar

Cadena perpetua de flores

Arco de flecha disparada a matar

Jeroglífico acertijo secreto misterio

Aparición deshilachada

que te empeñas en zurcir

Con agujas cínicas

-Hilos de torbellino-

 

He querido profesar su religión

desde la infancia

dando vueltas de trompo hasta marearme

Y a día de hoy

 -Para mi grave desdicha-

 Sigo sin sospechar su sagrado sacramento

 —————————–

 SACRED SACRAMENT

Traducción de Anna Maria Zia

 __________________________

They meet my fingers

The letters

Determined to tell

(What my eyes have seen) 

(That which they’ve forgotten)

 

Scenes like portraits

Of uniformed children

Flood rushing passers of avenues

Youth unpunishingly stepping on the grass

-dodging bicycles ducking motors-

 

But the poem

Beneath my fingertips

Does not allow itself to be held

Instead it craves to celebrate

Happy endings denounce

Human wickedness unfold

Crucial tragedies provoke

Telluric longings

 

After all

It becomes a prayer asking to be prayed

Everlasting flower sentence

Bow of an arrow for the sacrifice

Hieroglyphic riddle secret mystery

Frayed specter that you insist on darning

With cynical needles

-Vortex of threads-

I ached for professing your religion since my early years

Spinning like a top until dizzy

And to this very day

-To my grave misfortune- 

I’m still unaware of your sacred sacrament